Este proyecto lleva en el ADN la economía colaborativa, aunque al promotor, Eduardo Fernández Trobo, lo que menos le “convence” del asunto es el nombre escogido, Bierzo Colabora. Sin embargo, en nuestra opinión el nombre es un acierto, una declaración programática para una idea que se presenta en sociedad como un “Mercado colaborativo de alimentos sanos y naturales”.
El proyecto está naciendo, en septiembre de 2015 comenzará a despegar. La sencilla idea -más complicada en la práctica, COLABORAR- plantea la creación de grupos de consumo directo, ofreciendo a los consumidores la posibilidad de comprar alimentos frescos, elaborados de forma tradicional o artesana, directamente a los productores, y hacerlo además a precios de mayorista.
El objetivo es eliminar el intermediario, el famoso intermediario de las canciones de la Transición, que se lo lleva crudo, pagando las frutas y hortalizas de la huerta berciana a precio de risa (o para ser más exactos, de humillación). En términos de economía colaborativa, se trata de sustituir el mecanismo del lucro (“compro a 10 y vendo a 20, y con ese 2% de beneficio, voy tirando”, como en el chiste) por un mecanismo cooperativo, de intercambio directo, más próximo al trueque y  al mercado tradicional, de toda la vida, de la huerta a la cocina sin pasar por otras manos.
Bierzo Colabora asume como parte de este proceso de creación de grupos de consumo directo la necesidad de una buena información (con demasiada frecuencia, no sabemos lo que comemos, ni de dónde viene, ni cómo ha sido transgénicamente cultivado, conservado o almacenado: nuestra nevera es un enigma con etiquetas, colorantes y conservantes). Para ello Bierzo Colabora organiza jornadas informativas sobre alimentación saludable, visitas gastronómicas a productores y artesanos para conocer el origen de los alimentos, y su forma ecológica y natural de cultivo, y ha puesto en marcha un convenio con el sindicato CCOO para llegar a todos sus afiliados en El Bierzo.
Y como economía colaborativa significa trabajo en red (en la red solidaria, sumar es multiplicar), Bierzo Colabora coopera con proveedores que comparten su filosofía de emprendimiento social, como Arroyo productos ecológicos, Productos Cárnicos Valle de Fornela, o los puertos de Celeiro, Burela y Viveiro, entre otros. Una apuesta por el consumo colaborativo que es ya imparable.

Dentro y fuera del Bierzo, y para muestra, un botón: Bierzo Colabora acaba de vender Carne de Fornela para Abu Dabhi (Emiratos Árabes) desde su tienda online www.comprarverduras.es.

Seguir en Facebook
Sobre economía colaborativa: