Un día, la sede central de Bierzo Innova y Emprende sufrió una avería en la cisterna, ya saben ustedes, la típica tontería del grifo que se queda goteando y no cierra. Será cosa de la goma, la bomba, el flotador, el péndulo de Foucault… ¡esto lo arregla cualquier manitas! Al cabo de dos meses de probar con la goma y el flotador en todas las posiciones posibles, el manitas decidió llamar al fontanero, un profesional como la copa de un pino que en dos minutos resolvió el problema.
—Me costó localizar su teléfono –le dijo el manitas innovador al técnico.
—Sí, tengo que hacer una página web; a ver si me la hace mi cuñao un día de estos.
—Mejor póngase en manos de un profesional, hágame caso.
Esta es una historia real cotidiana: cualquiera se cree capaz de arreglar una fuga, recetar medicinas, hacer una página web o asesorar al vecino en un pleito, pero solo cuando pasamos del «nivel cuñado» al nivel profesional, estamos en condiciones de afrontar con seriedad el reto. Dicho con otras palabras: un buen profesional se apoya en buenos profesionales; sabe que eso multiplica y enriquece su proyecto. Y también: un innovador se apoya y complementa con otros innovadores y emprendedores, porque su campo de trabajo es el mismo –aunque unos hagan quesos y otros diseños con photoshop–; su campo de visión comparte una misma mirada global e integradora, un horizonte abierto.
El emprendimiento no casa bien con lo amateur; por el contrario: la inmensa mayoría de los emprendedores seleccionados por Bierzo Innova y Emprende reúnen dos condiciones básicas: una sólida formación y una apuesta clara por la profesionalidad. No son manitas ni aficionados ni se entretienen en la mirada diletante: en su envite, en su apuesta emprendedora, se juegan el todo por el todo.
Este es el caso de JuanmaG. Colinas, uno de los más prestigiosos consultores de este país, licenciado en Periodismo por la Universidad Pontificia de Salamanca, master en Comunicación de Empresas por la Complutense y profesor de la Fundación UNED. Además de ser experto en Comunicación Corporativa, este berciano de Toreno, afable y valedor de las causas bercianas, es el creador del blog (único en su género) de referencia imprescindible para todo el periodismo berciano, Plumilla Berciano, que acaba de cumplir siete años, punto de encuentro de colegas y profesionales de la comunicación, a los que Colinas mantiene unidos y en contacto permanente. Juanma es también el impulsor de la Ciberbotillada, que no consiste en tomar un botillo en el ciberespacio, sino inducir al conocimiento del botillo del Bierzo a través de las redes sociales y luego celebrarlo con un botillo real y picante en La Moncloa de Cacabelos.
Como en otros modelos de Bierzo Innova y Emprende, asentados en una formación sólida y una clara vocación emprendedora, el trabajo de Juanma G. Colinas parte de una visión de la comunicación 360º, aportando a las marcas que asesora –algunas de primer orden nacional e internacional- soluciones completas. Se trata, pues, de una consultoría estratégica para que cada empresa o marca llegue a su público objetivo de la manera más adecuada, incluyendo labores de formación interna de los propios empleados de la empresa (en la comunicación 360º, la imagen de una empresa no es algo que se confía “a los de publicidad”: cada acción, cada trabajador@, cada acto interno o externo de la empresa tienen consecuencias en la imagen corporativa que se proyecta. Un conflicto laboral mal gestionado puede arruinar millones de euros invertidos en anuncios. Una buena responsabilidad social corporativa puede ser la mejor inversión, etc.).
Juanma G. Colinas hace este trabajo con premisas de calidad, honestidad, transparencia y cercanía como bandera: el éxito de su asesoramiento nace de la empatía con el proyecto o empresa a la que aporta soluciones a medida. Actualmente su actividad como Community Manager se centra en la planificación publicitaria en Redes y Medios Sociales: campañas de marca en Facebook, Google Adwords, Youtube, etc., terreno en el que Colinas fue pionero hace una década y donde, mediante su continuo reciclaje y aprendizaje, sigue siendo un experto en vanguardia, con conciencia clara del valor de la profesionalidad.
“Por suerte o por desgracia –dice Colinas-, las redes sociales están de moda. El universo digital, en general, y el de los Medios Sociales, en particular, es bastante reciente. Aunque el mercado comienza a madurar, las empresas sienten la necesidad de estar presentes en ellos y de mejorar su comunicación en los mismos, lo que provoca que muchas personas, por el simple hecho de ser usuarios de una red social, se crean que pueden asesorar profesionalmente a compañías en este sentido, sin tener ninguna noción de Comunicación y Marketing. Por ello, existen demasiados intrusos que no son profesionales y que no hacen un buen trabajo, que se dedican a “timar” a las empresas, que, por tanto, no quedan satisfechas. También hay otros que, dedicándose a alguna actividad relacionada, creen que también pueden dar este tipo de servicios, sin contar con ninguna formación ni experiencia previa y, como el anterior grupo, sin tampoco tener nociones para hacer un buen trabajo. Por otro lado, hay demasiados “vendehúmos” y sobran gurús”.

Pero Juanma G. Colinas no quiere poner el foco en lo negativo, sino siempre en lo positivo, pues, según comenta, “en general, hay muchos profesionales de verdad, muy bien preparados”. El periodista cree convencidamente en el trabajo colaborativo y en “la unión de autónomos o pequeños profesionales muy especializados en campos muy concretos, que les permite dar servicios y soluciones a los clientes, como lo hacen las grandes agencias multinacionales o, incluso, aún mejor, ya que, cada uno en su terreno y entre todos, aportan más experiencia y conocimiento especializado que cualquiera de estas”. De hecho, Juanma G. Colinas cuenta con una red de ‘partners’, algunos de ellos en El Bierzo, región en la que destaca que hay buenísimos profesionales y mucho talento.

Sobre esa base de valor profesional, formación constante, honestidad y transparencia, Juanma G. Colinas construye algo más: la confianza. Solo sobre una relación de confianza, se puede desarrollar en una empresa o corporación un plan estratégico de comunicación 360º, que implica a veces tocar líneas rojas de la empresa, auditorías internas delicadas, o vencer rutinas, inercias, resistencias. Ahí es decisiva la capacidad de empatía del experto y su facilidad para ganarse la confianza de todas las partes implicadas en comunicar (que, volvemos a decirlo, en una empresa son todas).
Pero, más allá de ser un destacado consultor en Comunicación Digital, muchos en El Bierzo comparten y valoran la otra cara emprendedora de Juanma G. Colinas: su faceta como bloguero berciano, de berciano que ejerce, multiplicándose en la Ciberbotillada, alimentando el punto de encuentro profesional de Plumilla Berciano, o participando activamente de las acciones de Instagram para la promoción turística del Bierzo. Una forma de voluntariado social-berciano original, innovadora y generosa.
Web profesional de Juanma G. Colinas