Si te gusta, comparte:

Exposición Un romántico en la construcción de Europa (22).

El Grand Tour de Enrique Gil es un viaje literario, histórico, artístico, pictórico, económico y diplomático, en el que emplea cinco meses para llegar desde Madrid a Berlín, en la primavera y verano de 1844.

Gil recorre más de 4000 km por el corazón de Europa en barco de vapor, en diligencia y coches de postas, y en el recién inaugurado «camino de hierro»; lleva consigo la Guía de Murray y visita los santuarios de Petrarca, Carlomagno, Napoleón, Byron, Erasmo, Gutenberg y Beethoven; decenas de museos en los que se rinde ante las obras maestras de Rubens y Van Dyck, o analiza las escuelas de vanguardia.

Visita puertos, dársenas napoleónicas, exposiciones industriales, casinos, palacios, castillos, balnearios, teatros, iglesias, catedrales, bosques… nada escapa a la mirada del viajero.

La estadística del viaje es fascinante: Gil recorre Valencia, Barcelona, Marsella, Aviñón, Lyon, Fontainebleau, París, Rouen, Bruselas, Amberes, Gante, Ámsterdam, Rotterdam, La Haya, Utrecht, Düsseldorf, Colonia, Bonn, Coblenza, Kassel, Frankfurt, Hannover, Magdeburgo y Berlín.