Si te gusta, comparte:

Exposición Un romántico en la construcción de Europa (23).

El políglota Enrique habla francés y alemán. y lee en inglés. cuando parte de Madrid, en abril de 1843, no tiene prisa por llegar a Berlín: su destino es Europa.

En Valencia y Barcelona indaga sobre la industria española del momento. Luego toma el vapor Fenicio a Marsella, donde prosigue viaje hasta París en diligencia, vapor y ferrocarril -entonces la gran novedad-, sin dejar de visitar la fuente de Petrarca en Aviñón, las sederías de Lyon o Fontainebleau. En Rouen, Gil pasa con delicadeza en su Diario sobre los amores adúlteros de Diana de Poitiers.

Desde París envía los artículos Viaje a Francia y Rouen al director de su periódico, El Laberinto, al tiempo que escribe notas, cartas oficiales y un Diario, publicado en 1883 por su amigo Joaqtún del Pino. El original, conservado por la familia Gil-Robles, desapareció en 1939, durante la Guerra Civil.

¿Porqué escribía Enrique un diario? Ricardo Gullón considera las notas de viaje como embrión de una obra ambiciosa, inacabada por su grave enfermedad y su muerte prematura. Después de un mes en París, Gil viaja a los Países Bajos y visita Bruselas, Gante, Brujas, Ostende, Amberes, Rotterdam y La Haya, antes de adentrarse en el valle del Rin. En esta segunda etapa, Gil tampoco tiene prisa: visita cada ciudad y cada museo, y lo anota en su Diario sin saber que este será su último viaje.

[Portada: Dama en el baño, posiblemente Diana de Poitiers, óleo de François Clouet, 1571].