Si te gusta, comparte:

Para acercarnos mejor al “alma” de cada uno de los proyectos o realidades que vamos sumando a la iniciativa Bierzo Innova y Emprende, hemos de buscar las palabras clave, los conceptos, eso que ahora en la red se llaman tags o etiquetas. Supongamos que el lector o lectora ha seleccionado los siguientes tags: productos naturales, reparto a domicilio, relación directa con el cliente, alimentos sanos de alta calidad, agroecología, punto de encuentro y plaza de abastos de Ponferrada. La suma de todos ellos tiene un nombre simpático y afortunado, El Puestín del Mercao, un proyecto innovador creado desde Salas de los Barrios por Liliana Gutiérrez Martínez, emprendedora con cinco años de experiencia en La Olla del Bierzo y con formación específica en Biocultura y manejo de alimentos perecederos.
“Cada día –afirma Liliana– somos más las personas que nos vamos concienciando, poco a poco, de la importancia de alimentar nuestro organismo con alimentos de alta calidad nutricional en lugar de intoxicarlo con productos procedentes de la industrialización; por lo tanto, el mercado potencial de El Puestín del Mercao puede ser muy amplio, comprendiendo tanto a aquellos que ya están convencidos, como a los que se acercan simplemente a curiosear y preguntar, probando y comprobando la diferencia con otros alimentos convencionales. Solo ofrecemos productos naturales, alimentos sanos y de alta calidad, cultivados sin productos químicos que contaminen al alimento, a la tierra y a las personas que los producen”.
El trabajo de Liliana –que ella considera muy gratificante en lo personal, lo cual en sí mismo es un valor fundamental- consiste en buscar esos productos naturales, agroecológicos, cultivados con amor y respeto a la Naturaleza, esa Diosa de la Abundancia, símbolo de El Puestín del Mercao, que derrama sus frutos sobre la esfera terrestre, y acercarlos a los consumidores interesados y concienciados.
Liliana trabaja prioritariamente con productores locales, del Bierzo, y con productos de temporada:
“Siempre que es posible acudo directamente al productor, y para los alimentos no disponibles localmente, acudo a un distribuidor de Navarra donde obtengo productos de todo el país”.
Sin plásticos ni envases artificiales, sino en bolsas de papel reciclado y en las cestas de mimbre de toda la vida, con una estética que transmite a la vez calma y energía, El Puestín del Mercao es fácil de encontrar los días de mercado a la entrada de la Plaza de Abastos de Ponferrada y el resto de los días a domicilio. Y es también “un punto de encuentro en el que, además de adquirir alimentos sanos, se puede conversar, compartir inquietudes, intercambiar sonrisas y abrazos”. Un complemento alimenticio para la carencia de vitaminas emocionales, gracias a la vocación de Liliana y a su sintonía con el trabajo para el bien común:
“Es una actividad que me nutre mucho en varios aspectos, me encanta tratar con el público, compartir con ellos lo poco o mucho que pueda aportar acerca de la alimentación sana y consciente y veo una respuesta muy satisfactoria en ese público. Me agrada trabajar en algo en lo que creo y con lo que me siento identificada, que no solo es bueno para mí, sino también para las personas que se benefician de adquirir estos alimentos, además de facilitar al agricultor ecológico la distribución de sus productos, contribuir en alguna medida a que otras personas se animen a cultivar de este modo, con el correspondiente beneficio que esto puede suponer en el medio ambiente. Es un trabajo para el bien común”.