Si te gusta, comparte:

Cuando nadie quiere “trabajar el campo” y nuestros pueblos se vacían de brazos vigorosos, y nuestros mayores echan en falta un día sí y otro también quién se ocupe de las tierras sin labrar, de los árboles sin podar, de las viñas abandonadas y de los sotos a poulo, parecen necesarias iniciativas como Trepa y Poda, que abordan los trabajos tradicionales con técnicas, formación, herramientas y modos de hacer modernos.
Trepa y poda es una pequeña empresa asentada en San Cristóbal de Valdueza, impulsada por el emprendedor Daniel Rodríguez, especializada en arboricultura: poda en altura, talas controladas, diagnosis del arbolado, restauraciones, planes forestales. Tiene también una línea de trabajo especialmente valiosa en El Bierzo: la castañicultura: la gestión de sotos de castaños desde una perspectiva agroecológica y responsable. Es la única empresa en toda la comarca que se dedica a estas labores de una manera profesional, con vehículo y maquinaria adecuadas, y que además gestiona su presencia social y sus clientes a través de la red.
La dimensión social del proyecto está en su compromiso ambiental (por cada árbol talado, regala un nuevo plantón al cliente) y su concepto de «jardinería consciente», es decir, jardinería ecológica, que procura ahorrar agua, productos fitosanitarios y abonos; fomenta hábitos y actitudes que contribuyen a la conservación y protección del medioambiente y de la salud, frente a la «jardinería inconsciente» que abusa de riegos o insecticidas indiscriminadamente.
Talar árboles lo hace cualquiera con una buena motosierra, sembrar césped en primavera sin pensar en si será sostenible el riego en agosto. Lo que Trepa y poda ofrece, además de un servicio integral, es una perspectiva medioambiental, un compromiso con la tierra, con nuestra comarca, que constituye su principal valor y su decidida voluntad de emprendimiento social.
Seguir en Facebook