Si te gusta, comparte:

 

 

Desde hace ya muchos años –desde sus comienzos en 1967, refundada en 1993– la ONG o asociación sin ánimo de lucro Asprona Bierzo realiza en la comarca una impagable, por necesaria y por generosa, labor social que ha sido ampliamente reconocida, no solo con premios y distinciones, sino con un fuerte apoyo, simpatía y solidaridad popular.
Quien haya tenido la ocasión de visitar los centros de Asprona y compartir unas horas de convivencia con las personas discapacitadas que allí viven, luchan y trabajan, superan dificultades y se enfrentan milagrosamente al reto de vivir, saben sin duda del valor ético de Asprona. Quienes aún no hayan tenido esta experiencia, debieran acudir siquiera unas horas de visita, con sus hijos e hijas si los tienen, a ver, escuchar y aprender, y a colaborar. A dejar que la sensibilidad aflore. Asprona Bierzo es un modelo por lo que hace y por cómo lo hace: mucho más que un taller ocupacional para personas con discapacidad, es un verdadero hogar, donde la profesionalidad y el afecto se funden. Hablamos de seres humanos.
En su ya larga trayectoria, Asprona Bierzo, que atiende a 180 personas con discapacidad intelectual, creó en 1997 un Centro Especial de Empleo, en el sector de la jardinería y el viverismo. Con esta experiencia previa, Asprona Bierzo, bajo la batuta firme y amable de su director-gerente, Pablo Salgado Garnelo, ha puesto en marcha ahora una Agencia de Colocación, a partir de un diagnóstico realista del paro juvenil y el abandono del medio rural, dos lacras sociales que aún no sabemos bien cómo combatir.
Diagnóstico: paro juvenil y abandono del medio rural
La creación de empleo es una golosina que los gobiernos y los partidos de la oposición –ya sean locales, autonómicos o estatales- se llevan a la boca continuamente. Usan, que no emplean, la palabra bíblica «creación» como si el empleo fuera algo que se pudiera crear por arte de magia, y añaden al anuncio o a la promesa electoral unos cuantos ceros, da igual anunciar 1.000 que 1.000.000: la credibilidad del anuncio, en boca tan golosa, es nula. Sin embargo, la golosina es amarga para cinco millones de familias españolas, y la cifra, por más que se maree la perdiz, lleva un lustro estabilizada, como una maldición, ahora sí, bíblica, sin que nuestra sociedad, puesto que se trata de una responsabilidad cívica compartida, haya sido capaz de dar la respuesta adecuada.
a) Alta tasa de desempleo juvenil
La golosina es aún más amarga si hablamos de paro juvenil, la tasa más alta con creces de toda la Unión Europea. Según datos de Eurostat (noviembre 2014), en España el 53,7% de los jóvenes se encuentra en situación de desempleo, lo que no solo afecta a jóvenes sin preparación académica o técnica, sino a una buena parte de la población juvenil con estudios universitarios, masters acabados y formación técnica de nivel. Drama que, de rechazo, desmotiva a nuestros estudiantes, con una de las más altas tasas de abandono y fracaso escolar (“un título no sirve para nada”) e interpela frontalmente a nuestro sistema educativo.
b) Abandono del medio rural
Desde comienzos del siglo XX, el desarrollo científico-técnico de la sociedad occidental y la progresiva industrialización han favorecido el éxodo rural en España, sobre todo en las amplias regiones del interior. El abandono del ámbito rural-natural ha conllevado que miles de núcleos rurales hayan quedado en ruina, haya disminuido drásticamente la población joven (en especial la femenina) y se hayan extendido sin medida las formaciones de matorrales en detrimento de los cultivos y las masas forestales maduras. De ahí, por ejemplo, el Proyecto Roble que se basa en obtener riqueza de la espléndida potencialidad del medio rural español, tanto en su vertiente de ecosistemas, como en su riqueza cultural y su excelente patrimonio histórico.
La Agencia de Colocación de Asprona Bierzo
Sobre la base del diagnóstico anterior, Asprona Bierzo tiende su mirada y sus hechos de forma prioritaria al conjunto de personas en situación de desempleo o en riesgo de exclusión social –en su mayoría jóvenes- que por la coyuntura económica actual tienen muy escasas posibilidades de encontrar trabajo o el que tienen es precario.
Para ello se crea en febrero de 2013 la Agencia de Colocación con un resultado a 31 de diciembre de 2013, de 26 puestos de trabajo cubiertos, 63 personas atendidas, 53 de ellas perteneciente a colectivos en riesgo de exclusión, una iniciativa de emprendimiento social que debe ser fortalecida y apoyada por toda la comarca: “La creación del Banco de Tierras por el consejo Comarcal del Bierzo, hace unos meses –explica Pablo Salgado–, nos permite contar con un recurso importantísimo para seguir creando empleo joven, tanto en nuestra empresa, como en otras, ya que uno de los objetivos prioritarios de Asprona Bierzo es la integración sociolaboral en el entorno de nuestra comarca que es eminentemente rural”.
Links:
El Bierzo Noticias: Asprona inaugura un centro de día   
Foto: César Sánchez