Si te gusta, comparte:

En la innovación y el emprendimiento las cosas no salen de la nada; en cuanto rascas un poquito, bajo la pátina de una cierta improvisación y aventura, aparecen una formación sólida o un proyecto muy reflexionado, en ocasiones fruto del trabajo de toda una vida.
Resumamos el currículum: Elena López Santamarina [Villafranca, 1960 y pico] es psicóloga por la Universidad de Salamanca y Patchworkóloga por la Universidad de la Vida. Habla inglés y holandés y se ha formado profesionalmente con profesoras de Holanda, Bélgica, Estados Unidos y Japón. De manera que podemos tachar de su proyecto la palabra “improvisación”.
Durante años, como emigrante berciana en Holanda, compartiendo con su familia la aventura de la vida, maduró la idea, acarició el proyecto de volver a casa, a su tierra: soñó cada detalle de lo que quería hacer y cuando llegó el momento oportuno emprendió su sueño con valor y decisión. Volver a tu tierra, a darle lo mejor de ti misma, con formación, idiomas, experiencia y recursos económicos propios es en sí mismo un acto generoso de emprendimiento social. Ojalá muchos emigrantes retornaran a sus raíces trayendo lo mejor de lo ganado y aprendido en otras geografías y en otras culturas. El Bierzo saldría ganando.
Elena ha vuelto a sus orígenes para restaurar de abajo arriba una casa en el corazón de Villafranca, y abrir en ella el sueño de su lúcida madurez: un taller de patchwork. Teníamos en El Bierzo minas de oro romanas y la cueva de san Genadio, pero un Quilter´s Cabin donde hacer patchwork & quilts, de eso aún no teníamos. Hay que ponerse al día.
Quilter´s Cabin es un taller y tienda de Patchwork, palabreja que podemos traducir por «trabajo con retazos» e incluso por «almazuela», artesanía textil documentada ya en la Edad Media: un mundo inmenso, especializado, todo un universo por descubrir, con millones de aficionados, que hacen piezas sencillamente sorprendentes. Elena López muestra a sus visitas algunas colchas o tapices en las paredes de su casa villafranquina hechos primorosamente con años de trabajo, y nos explica cómo funciona Quilter´s Cabin: “Lo que hacemos es impartir clases enseñando a las alumnas y alumnos las técnicas necesarias para crear todo tipo de trabajos de Patchwork (colchas, cojines, bolsos y pequeñas labores), una antigua técnica de origen japonés consistente en unir mediante la costura retales que darán lugar a composiciones textiles preciosas”.
El taller, tienda o pequeño negocio personal de Elena es una novedad en el sistema a veces demasiado estancado de nuestro comercio local. Un taller basado en la enseñanza, cursos personalizados, y el trabajo en grupo: “Lo que quiero es ayudar a mis alumnas y alumnos a desarrollar esa creatividad que todos llevamos dentro, transformándola en labores útiles y/o bellas que adornan el hogar; al tiempo que pasamos una tarde en compañía con otras personas que comparten la misma afición. Sacamos provecho al tiempo libre creando y cosiendo juntas, que es una actividad muy relajante, en contacto con un mundo de colores y texturas muy, muy agradables”.
De todo esto casi no había hasta ahora noticias en El Bierzo: la iniciativa de Elena facilita además del taller una tienda especializada donde encontrar el material necesario para estas labores. Y lo hace con conocimiento de los mejores proveedores internacionales, después de muchos años de experiencia y formación. Como en todos los oficios y menesteres, hay intrusos, pero Quilter´s Cabin tiene el aval de mayoristas especializados que importan las telas de EEUU y contactos con Japón para la compra de determinado material difícil de encontrar.
De manera que cuando evaluamos el proyecto Quilter´s Cabin desde la perspectiva social de Bierzo Innova y Emprende, hay tres valores sólidos insoslayables: el retorno a su tierra de una emigrante berciana, que trae consigo años de formación internacional, una larga experiencia, y sus ahorros; la recuperación de un edificio en ruinas en el casco antiguo de Villafranca, revitalizado con un pequeño comercio que da vida y movimiento al entorno; y una actividad artística, relajante y creativa, que anuda lazos sociales e impulsa el trabajo y la creatividad en grupo.
El nombre es enrevesado Quilter´s Cabin, Patchwork & Quilts. Pregunten por el taller de Elena, a la entrada de calle de Santiago en Villafranca, la que conduce a la Iglesia de Santiago por la que desfilan todos los peregrinos, y verán que es más fácil de lo que parece. Terapia con aguja e hilo, como hacían nuestras abuelas. Americanos y japoneses ponen hermosas telas y retales, y nosotras ponemos el filandón.