Categoría: NOVEDADES

Islas Feroe: vivir en un microestado

Si en vez de grandes potencias insaciables, devastadoras, como China, Rusia y Estados Unidos, todo el planeta estuviera formado por microestados, las cosas nos irían mucho mejor. No hay noticia de ningún microestado que haya invadido Irán o talado la selva amazónica. Más humanos, más democráticos, más respetuosos con su entorno natural, con sus cielos y sus mares, los microestados han nacido para quedarse.

Read More
Loading

La Biblioteca Universitaria de la ULE organiza más de 50 actividades de divulgación lectora

-Su director, Santiago Asenjo, y la Vicerrectora de Investigación Ana Isabel Álvarez de Felipe han presentado hoy las propuestas para este año. 
-“La aventura de la ciencia en la Antártida”, de Valentín Carrera, en las Lecturas de Divulgación Científica.
“Vuestra presencia hace reforzar la excelente acogida que tiene entre el público y la sociedad esta iniciativa que cada año vuelve a ser una realidad gracias al trabajo de muchas personas y la participación de otras instituciones”. Así ha explicado la Vicerrectora de Investigación, Ana Isabel Álvarez de Felipe, la relevancia que para la Universidad de León (ULE) encierra el programa de actividades que la Biblioteca de la ULE -con el respaldo del proyecto tULEctura- ha diseñado por sexto año y que ha sido presentado esta mañana en la Sala de Conferencias de la Biblioteca Central en el Campus de Vegazana donde se ha dado cita un nutrido grupo de estudiantes y profesores. En dicho acto también han participado la directora del Programa Interuniversitario de la Experiencia, Teresa Llamazares, el coordinador de la Red Internacional de Universidades Lectoras en la ULE, Jesús Mª Nieto, y el director de la Biblioteca Universitaria, Santiago Asenjo.
Con el compromiso de potenciar la lectura y la escritura como herramientas de trabajo y vehículos de promoción integral del universitario y de contacto con la Sociedad, el programa incluye para este curso 2018-2019 más de cincuenta actividades de animación y divulgación lectora que abarcan desde el ya tradicional Club tULEctura (con cuatro libros propuestos y encuentros con los escritores Joaquín Pérez Azaústre, Luis Artigue, David Roas, Lara Moreno, y Patricia Esteban Erlés) a las lecturas compartidas y de divulgación científica, los concursos de fotografía y microrrelatos, el espacio ‘El rincón de tULEctura’ que se ubicará en cada una de las bibliotecas de la ULE, o la propuesta ‘Leemos con el bibliobús’.
Santiago Asenjo ha agradecido el apoyo institucional en un proyecto “transversal e integrador donde los protagonistas son la lectura, los libros y los lectores”, al tiempo que ha mostrado su satisfacción al comprobar cómo “el blog tULEctura superó en julio los cuatro millones de visitas y que el proyecto quedó finalista en la convocatoria del Sello del Consejo de Cooperación Bibliotecaria, un éxito para una universidad pequeña como la nuestra con repercusión en Sudamérica y Estados Unidos”.
Jesús Mª Nieto, por su parte, ha insistido en la necesidad de fomentar la lectura “porque es el acceso al conocimiento” y ha sido el encargado de presentar a Gabriel Núñez Ruíz, profesor de la Universidad de Almería, especialista en la educación lectora y literaria, que ha ofrecido una conferencia en torno a la lectura en la sociedad del conocimiento.
Las Lecturas Compartidas, una de las novedades del pasado año que tuvo una excelente acogida, regresan en la programación de este año gracias a la labor del Área de Didáctica de la Lengua y Literatura. Una propuesta que trata de promover la lectura en los más pequeños, a través de encuentros de estudiantes de Grado de Infantil y Educación Primaria con alumnos de colegios de León.
UN ABANICO DE PROPUESTAS LECTORAS
El programa arranca de forma oficial esta tarde con la apertura del plazo de presentación de trabajos al concurso de fotografía ‘Lectura y Universidad. Conectando generaciones’ y con el Club tULEctura que se inicia con un coloquio participativo de guía a la lectura para los libros ‘’Poemas para ser leídos en un centro comercial’ de Joaquín Pérez Azaústre y ‘La ética del fragmento’ de Luis Artigue, a partir de las 19:00 horas.
‘La libertad en juego’ es el lema de la propuesta ‘Leemos con el bibliobús’ que comenzará el 23 de enero y concluirá el 12 de febrero. Dentro de esta iniciativa impulsada en colaboración con el Servicio de Bibliobuses de la provincia, se realizarán sesiones de guía a la lectura y coloquios sobre obras de David Sala, Stefan Zweig y Éric Vuillard.
En cuanto al apartado de Lecturas de Divulgación Científica está prevista la participación de Valentín Carrera que hablará de ‘La aventura de la ciencia en la Antártida’, del director de la Oficina Verde, Andrés Otero quien presentará la conferencia ‘Nutrición y Seguridad Alimentaria’, y el profesor Enrique Javier Díez Gutiérrez, que impartirá una ponencia titulada ‘Publicar y perecer en la Universidad Neoliberal. La locura del actual modelo de evaluación y acreditación del profesorado universitario’.
En colaboración con el Programa Interuniversitario de la Experiencia de la ULE, la Cátedra Almirante Bonifaz de la ULE, el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional y el Instituto Español de Estudios Estratégicos,  está prevista ‘Una tarde con la pluma y la espada’, una actividad monográfica en torno al tópico literario ‘Arma et Litterae’. A todo lo anterior hay que unir los concursos de fotografía y de Relatos Cortos, el taller y los concursos de scrabble y anagramas, la denominada ‘Fiesta de Letras’ (concursos de anagramas vinculados a las fiestas patronales de centros de la ULE), y la ya tradicional liberación masiva de libros (Bookcrossing) que tendrá lugar en la primera mayo de 2019.
Es importante reseñar que las acciones con presencia de los autores serán emitidas en directo por ULE-TV (streaming) y también se grabarán y se podrán ver después en el servidor de vídeos de la ULE, accesible desde el repositorio abierto de BULERIA.
(Fotografías: Primera: De izda. a dcha. Jesús María Nieto, Gabriel Núñez, Ana Isabel Álvarez de Felipe, Mª Teresa Llamazares y Santiago Asenjo. Tercera: Jesús María Nieto y Gabriel Núñez)

Nombres propios

[El prestigioso periodista berciano Miguel Ángel García -antes Berlín, ahora Lisboa, siempre El Bierzo-, escribe en su blog, Carta de navegación, RTVE, sobre el libro de Pepe Álvarez de Paz].
Había terminado ya el Pentateuco – la Thorá, si lo prefieres, shalom- y disfrutando de las apasionantes novelas históricas de jueces, reyes y profetas, recibí un whatsapp de Valentín Carrera invitándome a la presentación de “Nombres Propios”, de Pepe Álvarez de Paz, Pepín.
Hace 11 años que no tengo coche, así que alquilé uno y me lancé al monte, que monte es lo que hay entre Lisboa y Ponferrada.
De Pepín, siempre lo he sabido, me he perdido muchas cosas y no quería perderme ésta.
Guardaré para mí la emoción, compartida con muchos amigos, del encuentro, el acto, la comida…
Tal como le prometí a Pepe cuando me despedí, porque se me echaba la tarde encima para cruzar “tras os montes”, ese día me dormí ya con “Nombres Propios” sobre la mesilla de noche.
Tengo por costumbre tener varios libros, de tres a seis, con lecturas abiertas sobre la mesilla de noche. Procuro que sean de género, temática, idioma y estilo distintos.
En una especie de ritual, parecido al que tiene mascotas en casa, cada noche los cojo a todos en la mano, los acaricio y casi siento que se les eriza el lomo entregados a la lealtad:
-“Cógeme a mí, te ofrezco reflexión serena me dice el “Ensayo sobre la ceguera”, de Saramago en portugués.
-“A mí, a mí, que te inyecto suspense, me dice “La noche de los generales” de H.H. Kirst, en alemán.
-“Tengo lo que más te gusta, y lo sabes, historias de la historia”, me dice Thorn, de Gary Jennings, también en alemán.
-“Estás ansioso por comprender el conflicto palestino”, me promete la monumental “Jerusalem”, de Simon Sebag Montefiori, en portugués.
– “Sin poesía te embrutecerás” me recuerda, también en portugués Luis G. Montero en “As liçôes da intimidade”.
Y finalmente, en español, naturalmente, la Biblia, el libro de los libros, que estoy releyendo de corrido por tercera o cuarta vez no sé muy bien por qué razón.
Cuatro días después, casi he terminado “Nombres propios” que he leído con verdadera fruición, como se leen esos libros en los que encuentras mucho de tí vivido también por otro.
Para ser exactos, me faltan una docena de páginas. Lo hago adrede, para tener durante un tiempo el libro que acabo de leer sobre la mesita de noche, mientras digiero lo que leí, resistiéndome a enviarlo a la estantería que puede ser la antesala del cementerio de libros olvidados.
Es curioso comprobar cómo esos libros que hacen pandilla sobre la mesilla de noche, y que parecen menear el rabo para llamar la atención y ser elegidos para dormirte con ellos en las manos, a veces establecen diálogos entre sí.
Todavía seguía bajo los efectos del trauma crónico que sufre quien alguna vez escuchó la voz del dios del Sinaí, obsesionado con rituales y protocolos, vestimentas y dieta carnívora estricta, sediento siempre de carne quemada en sacrifico, exclusivo y excluyente, arbitrario, vengativo e injusto hasta la maldad, cuando me topé con las palabras “dejé de ser cura para liberar a la gente del dios del Sinaí”.
Por edad, Pepe podría ser mi padre, se acerca más a la edad de mi madre que a la mía. Pero a medida que avanzo en el libro la distancia en edad va diluyéndose. Y constato que la diferencia generacional que yo siempre había visto con Pepe, en realidad no existe.
Pepe ha ido envejeciendo en edad, como todos, pero su vida ha sido tan plena que su mente no ha tenido tiempo de envejecer.
Me ha interesado especialmente el proceso a partir del cual un cura a caballo entre la cruzada preconciliar y la bandurria del Vaticano VI acaba flirteando con la Guardia Civil tras renegar del yugo y las flechas y jugado al gato y al ratón con el tricornio. Siempre me he preguntado qué hubiera hecho yo si hubiera nacido sólo media docena de años antes. Yo empecé la universidad con Franco de cuerpo presente y cuando ya se repartía la parva entre los asistentes al entierro. Me tocó madurar la conciencia durante el tiempo sin épica de la transición. Yo lo hubiera preferido un poco más de marcha, no me hubiera importado pernoctar algún día en Carabanchel, o en los calabozos del kilómetro 0, aunque sólo fuera para poder presumir en alguna que otra charla de magosto. Corrí unas cuantas veces delante de los grises de Arias Navarro y Martín Villa, pero ya eran carreras de entrenamiento para las oposiciones, más que para la revolución.
Tiempo sin épica, sí, tiempo donde empezamos a decir eso de “todos los políticos son iguales”. Yo recomendaría la lectura de “Nombres propios” a algunos saulos de la política que caídos del caballo de la casta demuestran una ignorancia supina sobre lo que fueron aquellos tiempos, la talla política y humana de los muchos que supieron limpiarnos la mugre de 40 años de dictadura y nos inyectaron la vacuna contra la guer-rabia civil.
Después de leer “Nombres Propios” confirmé mi sensación de haberme perdido muchas cosas. Empezando por interiorizar el hecho mismo de haber nacido en el Bierzo, si no en La Calzada sí en la misma calzada de Vespasiano, cinco miliares antes.
Quizá, empujado por la necesidad de asegurar el maná, me he perdido también haber compartido con los feligreses la rebelión contra el dios del Sinaí, origen de nuestros males de tribu.
Pero sobre todo, me he perdido haber compartido tiempo y conversaciones con Pepe, ese poeta excelso que ha definido a media España mejor de lo que nunca lo ha hecho nadie hasta ahora: “…ese señor de misa de doce y aquí mi señora”.
Esta noche y muchas más, acariciaré el lomo de “Nombres propios” sobre mi mesilla de noche. Es una forma de hablar, aunque sea con lengua de signos.

Pepe Álvarez de Paz pone “Nombres propios” a ocho décadas de compromiso con la libertad

[PRESENTACIÓN DOMINGO 24 DE JUNIO, 12H, SALA RÍO SELMO DE PONFERRADA, CON YOLANDA ORDÁS, AMANCIO PRADA, JUAN CARLOS MESTRE, DEMETRIO MADRID, CRISTÓBAL GABARRÓN, LUIS TUDANCA Y SOLERA BERCIANA. ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO].
—“Quienes creían conocer a Pepe, descubrirán un pensador reflexivo, un crítico agudo, un naturalista convencido y un poeta espléndido”.
ENTREVISTA EN ONDA BIERZO:
 
 
 
El obispo Marcelo Macías, Bertrand Arístide o Ignacio Ellacuría; Felipe González, Laurent Fabius, Antonio Gamoneda y Felisa Rodríguez; Paco Beltrán, Pepe Alonso o los hermanos López Gavela… pero también Antonia la Rastroja, Avelino Cachelo, la señora Balbina, el sacristán de Viariz, Ramiro el pastor… y siempre Teresina. El abogado, profesor y político Pepe Álvarez de Paz pone nombres a casi trescientas personas en su libro “Nombres propios”, que el próximo domingo 24 se presentará en Ponferrada.
El libro es una coedición de Paradiso_Gutenberg y la Fundación Pablo Iglesias, al cuidado editorial de Valentín Carrera e ilustrado con láminas inéditas del artista internacional Cristóbal Gabarrón. La presentación tendrá lugar el 24 de junio, día de San Juan, a las doce horas, en la sala Río Selmo de Ponferrada, en un acto conducido por la popular periodista Yolanda Ordás, que contará con la voz y la música de Amancio Prada y Juan Carlos Mestre, y las intervenciones de Demetrio Madrid, Cristóbal Gabarrón y Luis Tudanca, secretario general del PSOE en Castilla y León, con broche final a cargo de la coral Solera Berciana.
 “Nombres propios” —afirman los editores— no es un ensayo ni un libro de memorias: es un caleidoscopio coral donde el autor da voz a decenas de personas que han pasado por su vida, y de las que Álvarez de Paz ha sabido aprehender lo mejor. Vecinos, amigos y amigas, parientes, profesores o compañeros de escaño en los parlamentos de Madrid o Estrasburgo, personajes a veces casi anónimos, amarilleados por el paso del tiempo, a quienes Pepe rescata del olvido y pone nombre propio, con la mirada cercana, la mano tendida y el corazón abierto”.
“Este libro singular y distinto no defrauda: quienes creían conocer a Pepe, descubrirán un pensador reflexivo, un crítico agudo, un naturalista convencido y un poeta espléndido, irónico y con gran sentido del humor y del amor, con sonetos sorprendentes. Nombres propios es un relato oral cargado de afecto y humanidad. El afecto y la humanidad —y un permanente compromiso político con el socialismo y la igualdad— de Pepe Álvarez de Paz; es el regalo generoso y lúcido de quien camina por la vida argado de sabiduría y ligero de equipaje”.
Noceda en el ADN
Nacido en Noceda del Bierzo en 1935, Pepe Álvarez de Paz es un optimista irremediable de ojos chispeantes llenos de vida y alegría, que atesora una biografía querida y respetada por propios y extraños.
El libro, estructurado en diez capítulos, sigue el hilo conductor de décadas de vida y militancia: desde los sabrosos recuerdos de su infancia en  Noceda y el paso por el Seminario de Astorga, hasta la clandestinidad antifranquista, cuando Álvarez de Paz fue uno de los curas de la Transición que contribuyeron a la llegada de la Democracia.
Los capítulos siguientes hilvanan el relato de su vida política como destacado militante socialista; en 1979 fue elegido diputado por el PSOE en el Congreso, acta que renovó en las apasionantes legislaturas de 1982 y 1986. Poco después fue elegido eurodiputado en el Parlamento Europeo, donde su labor se centró en la cooperación internacional, impulsando la creación de la asamblea entre el Parlamento Europeo y la Asociación de Países de África, del Caribe y del Pacífico. Álvarez de Paz concluyó su etapa institucional como gobernador civil de Pontevedra.
Por las trescientas páginas de “Nombres propios” desfilan también sus vivencias como abogado laboralista, como profesor de Derecho y Economía en la UNED y en la Universidad de León; o como colaborador habitual de la prensa leonesa, y siempre como militante progresista —que continúa en activo—, comprometido con la ecología y la vida sana, con la política local o con los grandes retos de nuestro tiempo.
 

BookCrossing anual de la Biblioteca de León libera cien libros de Enrique Gil

Cada año la Campa de la Biblioteca Universitaria San Isidoro, de la Universidad de León, es el escenario de la liberación de libros de BookCrossing: decenas, centenares de obras de todo tipo son puestas en circulación gratuitamente por el mundo adelante para que pasen de mano en mano entre lectores cómplices. Este año el BookCrossing de la Campa leonesa liberará cien obras del escritor romántico Enrique Gil y Carrasco.
Se trata de cien ejemplares donados por la editorial Paradiso_Gutenberg, editora de las Obras Completas de Enrique Gil, que forman parte de la Biblioteca Gil y Carrasco, recientemente incorporada a los fondos de la Universidad de León, tras el convenio de cesión firmado el pasado siete de mayo por el Rector, Juan Francisco García Marín, y el director de la Biblioteca Gil y Carrasco, Valentín Carrera.
Los títulos que serán liberados entre los estudiantes leoneses son: “Poesía”, “El Lago de Carucedo”, “Viajes y costumbres”, “Miscelánea”, “Viaje a la provincia del Bierzo”, “Crítica teatral”, “Último Viaje”, “El Señor de Bembibre”, “Antología de Enrique Gil” y “Ensayos sobre Enrique Gil y Carrasco”.
La Biblioteca Gil y Carrasco —pionera en Humanidades Digitales— fue creada en 2015 para publicar y digitalizar las obras completas de Enrique Gil, disponibles desde entonces en papel y en ebook, en una cuidada edición ilustrada y moderna, de la que se han más de diez mil ejemplares, siendo de todos ellos “El Señor de Bembibre” el de mayor difusión. Ahora, gracias al BookCrossing de la Biblioteca San Isidoro, cien libros con las obras de Enrique Gil saldrán a recorrer mundo, como le hubiera gustado al escritor romántico, Padre de las Letras Leonesas.
Más información en el blog tULEctura

De carbón y nieve. Ponferrada en los años cincuenta

CARTA DEL EDITOR:
Cuando cayó en mis manos el original de La pureza de Puri —que así se titulaba la novela que el escritor y profesor berciano Eduardo Fra Molinero me entregó, con los 246 folios fotocopiados y encuadernados con un canutillo en espiral, y que luego acabó siendo De carbón y nieve—, apenas abrí la primera página (la violación que desencadena la trama y arrastra toda la vida de Purificación Silva, una víctima de la violencia machista), el libro desencadenó mi curiosidad y arrastró la lectura de un tirón.
El diálogo con Eduardo Fra Molinero, a quien no conocía hasta nuestro encuentro editorial, fue crítico, leal y constructivo. Debo decir que fue un placer trabajar sobre su texto, compartiendo la angustia de la obra inacabada: “Publico para dejar de corregir”, decía Borges. “Por la mañana he quitado una coma y por la tarde la he vuelto a poner”, ironizaba Oscar Wilde, fatigado por el esfuerzo. Tal es la tarea que comparten autor y editor: fatigarse en busca de la belleza formal, de la expresión justa, de la cortesía con el lector.  En casi todo me hizo caso Eduardo Fra —detalles menores, al fin, pues la novela estaba muy trabajada—, menos en echar más guindilla al mondongo: pon a los protagonistas con nombres y apellidos, que arda la novela en las tertulias y en las peluquerías, “Huy, pues esta va a ser Fulanita, la que se casó con el notario, que era muy ligerita…”; sembremos el escándalo en la ciudad de la hipocresía y de la niebla: convirtamos la novela en un best-seller.
Por suerte, Eduardo Fra Molinero es un hombre sensato y en este punto no me hizo caso: va la novela pues, lector, lectora, desnuda de procacidades; sugiere más que describe, susurra dolores y deseos, insinúa curvas y sueños. Todo es ficción y “nada es cierto, salvo algunas cosas”, como diría el profeta Rajoy. En otro libro de Fra, El merendero de la señora Oliva, el autor hace esta confesión inicial: “Las historias que se cuentan en esta novela son totalmente inventadas. Si algún lector o lectora cree que le recuerdan algo vivido o algo que ligeramente se le parece a lo que les pasó, es pura coincidencia o incluso fruto de su propia fantasía”.
Pura coincidencia. Ahí tenéis la declaración de culpabilidad del autor; estas cosas no se le escapan al comisario Zubieta, un viejo zorro. Quedan ustedes avisados: si encuentran algo en De carbón y nieve que les recuerda a la vecina aquella tan guapa que se fue a Londres; o a la hija pequeña del bodeguero, Laurita, que tampoco volvió nunca al pueblo, sepan que es Purita casualidad. De algún pueblo berciano saldrán también las putas de Madrid y de París, ¿no? Y las del Camino Negro.
De todo esto no se habla en esta novela, ni tampoco de Ponferrada, no teman los curiosos y las curiosas encontrar nada familiar ni cercano. La madame parisina que corretea por el Valle del Silencio haciendo fotos con un tal Amalio, es una licencia poética del autor. Por estas páginas salen curas queridos en su parroquia, como el padre Anta; y curas menoreros, pero eso ahora no lo vamos a contar; salen hoteles modernos, como el Roma, desde cuyas habitaciones se contemplan las Huertas del Sacramento, ustedes ya se sitúan; y salones burgueses, como el Club de Tenis y el Casino La Tertulia, con sus eternas rivalidades; hay amores y hay celos, señoras y sirvientas, violadores y violadas, mineros, pastores, viajantes, transeúntes, gentes de buen y mal vivir: hay vida.
De carbón y nieve es el relato de una sociedad —que se parece mucho a cierta sociedad ponferradina y berciana, que algunos aún llegamos a conocer en sus últimos coletazos—, pero que podría ser cualquier ciudad española de los años cincuenta. O no, ¡quién sabe! Ya se ha dicho que es todo una ficción del autor, Eduardo Fra Molinero, un romántico enamorado de la pureza de Puri, cuya vida Dios guarde.
Pasen y lean… DESCARGA Y LEE EL PRIMER CAPÍTULO

«De carbón y nieve», de Eduardo Fra Molinero – ISBN 978–84–945097-9-7 – PVP 18 €
Edita: Paradiso_Gutenberg
Distribuye: LATORRE LITERARIA (info@latorreliteraria.com, 918 719 379).
En Castilla y León: LIDIZA (info@lidiza.es Tfno. 902401318).
En Galicia: DISTRIBUIDORA ALONSO (alonsolibros@alonsolibros.e.telefonica.net Tfno. 981588600).
Disponible en epub digital: eBooksBierzo 

Loading

Leva para casa UNHA NOVA ÁRBORE E plantaremos unha no teu nome.

NOVEDAD EDITORIAL

Licencia Creative Commons